•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Disfrazados de monjes y con el rostro cubierto, invitaron a la gente a su concierto.

Por Herbeth Escalante

 Mérida, Yucatán, 2 de diciembre de 2018.- Tres jóvenes integrantes de un banda de rock causaron controversia tanto en las redes sociales como en el Centro Histórico. Disfrazados de monjes y con sus rostros cubiertos por máscaras, se pararon afuera de la catedral de San Ildefonso a repartir  volantes a los transeúntes para invitarlos a su concierto que se realizará el jueves en un bar de Mérida.

Algunos feligreses que acudieron a misa este domingo consideraron el acto como una falta de respeto y no faltó quien pensó que estaban incitando al satanismo. Hubo algunos intercambios de palabras y uno que otro insulto por parte de quienes se sintieron ofendidos, pero la situación no pasó a mayores.

Los jóvenes informaron que su agrupación, originaria de esta ciudad, se llama The Nameless Ghouls y que están organizando un concierto tributo a la controvertida agrupación sueca de heavy metal Ghost, que se realizará  el 6 de diciembre a las 9 de la noche en un local de Prolongación de Montejo.

Como parte de la campaña publicitaria de su evento, decidieron acudir a la sede de la iglesia católica en Yucatán a repartir volantes entre la gente. Se detuvieron en la acera de la calle 60, es decir, no ingresaron al atrio y vestidos de negro comenzaron a informar de su recital.

Dos elementos de la Policía Municipal de Mérida se acercaron a pedirles que se retiraran “porque estaban faltando al respeto a los feligreses y a la religión”, pero uno de los músicos respondió que no estaban cometiendo ninguna ilegalidad ni disturbios, además de que se trataba de una actividad en la vía pública.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *