•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comprometidos con su música, no piensan retirarse de los escenarios.

Por Herbeth Escalante 

Mérida, Yucatán, 15 de noviembre de 2018.- La fuerza de sus líricas radica en el orgullo de sentirse yucatecos, en las experiencias vividas a lo largo de casi 20 años y en la libertad de contagiar con sus ritmos a quienes escuchan sus canciones.  Los Mayucas se han consolidado como un referente del hip hop mexicano y como una agrupación comprometida a nunca abandonar los escenarios.

Sonidos de raíces mayas mezclada con jarana, salsa y samples de rap es el sello que los identifica, que ha cautivado a público de todo el mundo y cuyas composiciones se han convertido en herencia urbana para futuras generaciones.

Cuando el hip hop golpeó a Yucatán en la década de los 90, ellos hicieron la diferencia con letras que no hablaban de violencia ni pandillerismo, temas recurrentes en ese género hasta hoy día. Esta política de Los Mayucas funcionó para que pudieran encontrar seguidores muy pronto, sin el inconveniente de tomar bandera por alguna clica en específico.

“Somos yucatecos y por eso adaptamos la música a nuestro entorno. Aquí comemos cochinita pibil, andamos en camión y sufrimos por el calor, por eso teníamos que hablar de eso, de lo que vivimos, no sobre las guerras de pandillas”, sostuvo Luis Herrera “el Compadre”, uno de los fundadores.

Por su parte, Mario Coello “Ragafro” declaró que sin querer pintaron una raya imaginaria para recalcar que sí, en efecto, son una clica, pero musical, y las bandas entendieron ese concepto. La apuesta siempre fue la cultura, “hacer música para nosotros, para pasarla bien y que también disfruten los demás, sin meternos en esos rollos”.

Eran épocas en las cuales  tenían que pedir permiso a la gente de la colonia para poder tocar, ante la constante preocupación de que se armaran las pedradas o los golpes. Pero en cada presentación quedó claro que la música sirvió para evitar esos conflictos, “para demostrar que todos somos carnales”, subrayaron.

“Y ese siempre ha sido un problema, conocemos a muchos raperos muy talentosos que no pueden salir a tocar en algún lugar porque tienen problemas con una pandilla… es una lástima porque tienen buena lírica, tienen un estilo original, pero lamentablemente eso los ha parado. Nosotros no caímos en eso”, reconoce Daniel Coello “Dj Rakalku”.

En sus inicios llamaron la atención de quienes asistían a los conciertos ya que, a pesar de hacer hip hop, utilizaban instrumentos en vivo, de hecho, no eran bien vistos por otros intérpretes porque los asociaban con el rock. Tuvo que pasar tiempo y varias presentaciones para que pudieran converger en el mismo movimiento urbano de Mérida.

Muchas cosas han pasado desde entonces. Antes, explicó Ragafro, era muy complicado conseguir equipo para producir, incluso tener en las manos un casete del cual agarrar sonidos era una joya. Sin embargo, con la evolución de la tecnología, lograron grabar sus canciones y repartirlas por todos lados.

Dj Rakalku evoca aquella vez que gente de Japón los contactó a través de redes sociales para pedirles las rolas “Tic Tac”, “Corona” y “Danzona”, plasmadas en el disco recopilatorio Mexicanos Volumen 2 que se distribuyó en ese país asiático. Con esa experiencia entendimos que habíamos traspasado las fronteras, añadió.

Hace poco se presentó la actualización de la Enciclopedia Yucatanense, en cuyas páginas fueron incluidos. El Compadre se siente orgulloso de que su sueño de hacer música ya forme parte de la historia del estado.

También hubieron otro tipo de satisfacciones, como cuando B-Real, líder de la emblemática banda Cypress Hill, causó revuelo al publicar una fotografía usando una sudadera con el logo del grupo yucateco.

Entrevistados en el estudio de la colonia Esperanza donde ensayan y graban, enfatizaron que Los Mayucas no es un juego ni un hobby, no se trata de juntarse para hacer relajo, cantar y rimar; por el contrario, es su estilo de vida, y ahora pueden presumir que ese trabajo se ha consolidado. Así lo ha entendido  la gente que los rodea, sus esposas, parejas, hijas e hijos, quienes respaldan este proyecto que ha llegado lejos y sigue retumbando.

“Sí hubo una etapa en que nos distanciamos porque teníamos que hacer un equilibrio, agarramos la onda que este día es para la familia y que no podíamos lesionar esa parte, porque si lo echábamos a perder también repercutiría en el ámbito musical”, agregó Rágafro.

Y es que es difícil dedicarse al arte, por eso hay que dividir el tiempo entre la familia, los conciertos y las ocupaciones laborales. Ellos viven como el resto de las personas: trabajan en las áreas de la salud, la comunicación, la educación y el comercio, la diferencia es que también hacen hip hop.

Todo ha valido la pena, sin duda el legado de Los Mayucas se construyó con el apoyo de diversos compañeros como Israel García Santamaría “MC Chino”, Ricardo Canul “Mariachi”, César Peniche y Luis Carrillo Madariaga  “Ox”, entre otros, quienes han aportado su talento a las canciones que han regalado a lo largo de estas dos décadas.

“Los Mayucas será por siempre, como dice nuestra canción, es nuestro estilo de vida que ha impactado a mucha gente, que incluso se ha tatuado el nombre de la banda en sus brazos y espaldas. Demostramos que no es un pasatiempo, esto es un compromiso, somos parte de la historia, por eso no nos podemos retirar, le vamos a seguir cantando a Yucatán”, insistió El Compadre.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *