•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estas acciones buscan adaptar la ciudad a las nuevas necesidades derivadas de la pandemia.

Por Redacción 

Mérida, Yucatán, 5 de agosto de 2020.-El alcalde Renán Barrera Concha supervisó las acciones de ampliación de pasos peatonales en calles del Centro Histórico, cuyo fin es privilegiar la sana distancia entre las y los ciudadanos, y así evitar contagios de Covid-19.

Esta intervención, coordinada por la Policía Municipal y el Instituto Municipal de Planeación, forma parte del Plan Integral de Movilidad Urbana.

“Con estas acciones, que son acordes a las recomendaciones a nivel internacional para adaptar las ciudades a las nuevas necesidades urbanas, reforzamos las medidas de salud pública adoptadas ante la pandemia”, puntualizó.

Precisó que los trabajos tienen especial importancia en esta zona de Mérida, que registra un elevado movimiento de personas que se dirigen a sus centros laborales o acuden a comprar en los comercios esenciales del centro.

El alcalde subrayó que estamos ante un desafío mayúsculo y exhortó a la ciudadanía a colaborar adoptando las medidas de seguridad dispuestas para las autoridades sanitarias.

“Nosotros hacemos nuestra parte ofreciendo espacios más adecuados para que se pueda respetar la sana distancia, pero finalmente es el ciudadano, el que transita por la zona, el encargado de cuidar de sí y de los demás para no propiciar más contagios que en muchas ocasiones cuestan vidas”, añadió.

“Es tiempo de que todos rememos en la misma dirección, esto no es un juego, seguimos en la etapa aguda de la pandemia y si bien es cierto que miles de personas se ven obligadas a salir en busca del sustento familiar también es cierto que si lo hacen obedeciendo los protocolos sanitarios se pueden frenar los contagios”, explicó.

Durante el recorrido de supervisión, Barrera Concha constató el buen funcionamiento de las medidas que se aplicaron en el centro como la ampliación de las áreas correspondientes a las banquetas, la delimitación de los nuevos pasos peatonales y los señalamientos horizontales de velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

Asimismo, observó la mayor fluidez vial propiciada por la definición de las áreas de carga y descarga y ajustes a los carriles. La ampliación de las áreas destinadas a peatones, reduciendo los carriles para vehículos, obliga a disminuir la velocidad con la que transitan los automotores.

Los trabajos incluyeron zonas marcadas con franjas amarillas, así como colocación de conos para que los peatones tengan una mayor movilidad, repintado los pasos peatonales y remarcados de franjas en las aceras.

En la zona, policías municipales del programa DARE explican a los ciudadanos la utilidad de las nuevas medidas, así como el uso correcto de las áreas señaladas.

Los trabajos, que se realizaron en horarios nocturnos a fin de no afectar a los ciudadanos de la zona, se ejecutaron en dos etapas. La primera inició el pasado 21 de julio del presente, sobre la calle 56 por 65 y 67, así como en el tramo de la calle 56 por 69 y 67; mientras que la segunda etapa se llevó a cabo el 31 de julio con la intervención de la calle 65 por 56 y 54, la ampliación de 1.20 metros de las aceras, la colocación de conos que delimitan esas áreas, así como el establecimiento de dos carriles de 3 metros para una mejor fluidez de las vialidades.

Cabe destacar que, como parte de estas medidas de control peatonal y vehicular, se hizo una prueba piloto con la instalación de un paso peatonal en 3D en la calle 49 por 50 del centro de la ciudad, a fin de alertar a los conductores y conseguir a través de un fenómeno óptico que frenen con mayor anticipación ante estos señalamientos.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *