•  
  •  
  •  
  •  
  •  

El gobernador no se sabía el NIP de su tarjeta bancaria, pero finalmente pudo aprovechar el descuento. Hizo un llamado a la ciudadanía a no endeudarse durante este programa comercial.

Por Herbeth Escalante

Mérida, Yucatán, 15 de noviembre de 2019.-  Luego de inaugurar el programa comercial el “Buen Fin” en una plaza comercial de Mérida, el gobernador de Yucatán Mauricio Vila Dosal fue el primero en hacer una compra con 13 por ciento de descuento: un horno tostador.

En el acto, el mandatario confesó que andaba buscando un hornito tostador “y ya oí que aquí en (la tienda) Ultrahogar hay descuentos de hasta el 60 por ciento, ojalá me toque ese y no la del 10 o el 15 por ciento porque si no me voy a ir defraudado”.

Tras realizar el corte del listón inaugural, Vila Dosal recorrió el comercio acompañado de otros funcionarios y empresarios, constatando precios de pantallas planas y electrométricos. Las y los representantes de prensa no dejaban de tomar fotografías y grabar videos.

Finalmente encontró lo que buscaba, el horno tostador, por lo que pasó a la caja a pagarlo. Fue ahí que se dio cuenta que en realidad el descuento no era del 60 por ciento, sino del 13, por lo que  del valor original de 919 pesos pasó a 799.

Al momento de llegar a la caja y proceder a pagar, sacó una tarjeta bancaria y entre bromas, Vila Dosal advirtió: “a ver si pasa, porque es nueva, primera vez que la voy a usar”.

Fue entonces que la cajera le pidió que digitara su NIP y el mandatario, con rostro sorprendido, reveló que al ser nuevo el plástico no se lo sabía. El director de la empresa, Víctor Manuel Alcocer Ceballos le dijo que si no traía efectivo “podrían darle un ultracrédito para pagar en cómodas mensualidades”.

Finalmente el gobernador se acordó que traía otra tarjeta bancaria, la sacó de su billetera y ahora sí, realizó la compra. Informó que el tostador sería para su casa.

El que también compró en esa tienda fue el alcalde de Mérida Renán Barrera Concha, quien adquirió un frigobar  que le costó 2 mil 999 pesos, por lo que aprovechó una rebaja de 900 pesos. Pagó en efectivo y reveló que se la llevaría a su oficina. No faltó quien bromeara diciendo que era para resguardar “las frías”.

Otro que compró fue el presidente de la Cámara de Comercio de Mérida, Michel Salum Francis, quien se llevó una bocina de 599 pesos. Pagó con su plástico y de inmediato tapó con sus manos la terminal bancaria para que nadie captara su NIP. 

 Algunas personas que estaban en la tienda  empezaron a cuchichear que el líder empresarial “es codo”, al adquirir un artículo tan barato.

Por cierto, en el evento, Mauricio Vila hizo un llamado a la ciudadanía a sumarse al “Buen Fin”, pero para que compren lo que realmente les hace falta. “Es para adelantar los regalos navideños que le daremos a nuestros familiares, no es para endeudarse… luego vemos descuentos muy interesantes, nos emocionamos y terminamos  endeudándonos”, sostuvo. 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *