•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pobladores de San Antonio Chel descubrieron un centro de almacenamiento clandestino de estiércol de vaca, que amenaza a su medioambiente. 

Por Redacción.

Hunucmá, Yucatán, 17 de noviembre de 2019.-Pobladoras y pobladores de la comunidad de San Antonio Chel del municipio de Hunucmá, dieron a conocer el hallazgo de cerros de excremento de vaca almacenados de manera clandestina por una granja de ganado bovino a las afueras del pueblo, sitio al que han denunciado desde meses atrás porque está contaminando su medioambiente.

Las dimensiones del excremento son tales que ha generado una cordillera de estiércol que estaría liberando grandes cantidades de gas metano y óxido nitroso, lo que contamina altamente el suelo y, por lo tanto, el agua de los cenotes que se encuentran debajo de la granja. 

La Unión de Pobladores y Avecindados de la Comunidad Maya de San Antonio Chel presentó fotografías aéreas de las supuestas montañas de estiércol que descubrieron hace unos días. Todo parece indicar que hasta el momento las autoridades no han tomado medidas ante esta nueva controversia.

Como se sabe, habitantes de esta localidad se encuentran en juicio de amparo en contra de una mega-granja de ganado bovino en sus inmediaciones que contamina el aire, el suelo y el agua de la vena de cenote que distribuye agua a la población. Como medida cautelar en lo que se resuelve el juicio, el Juzgado Segundo de Distrito ordenó a diferentes instancias de gobierno que ejerzan sus facultades de fiscalización y control sobre la granja, para determinar si se estaba poniendo en riesgo al entorno.

Fue entonces que la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) procedió a solicitar la suspensión progresiva de la granja por incumplir con diversos requisitos que comprometían ambientalmente la zona. 

No obstante, una semana después, cuando se realizaron diversos peritajes para el juicio, que se descubrió la presencia de cerros de excremento en los terrenos destinados a la ampliación de la granja. 

Se trata de un centro de almacenamiento clandestino de excremento de vaca que genera grandes emisiones de metano y óxido nitroso, lo cual produce grandes efectos ambientales. Por ejemplo, el metano tiene un poder de calentamiento global 25 veces superior al dióxido de carbono. Además, la aspersión de particular de excremento puede generar un alto riesgo de enfermedades pulmonares, como algunas que  ya se han reportado en la comunidad desde el inicio de operaciones de la granja. 

De acuerdo al material fotográfico que consiguieron los pobladores, de los mencionado “cerros” se desprende la presencia de agua, por lo cual el material fecal se estaría filtrando al manto freático. 

Actualmente, la granja tiene una capacidad para unas mil cabezas de ganado, pero se le ha informado a la comunidad que tendría planes de expandirse hasta llegar a una capacidad de 20 mil vacas.

Carlos Escoffié Duarte y Guillermo Solís Guillermo, abogados de la comunidad maya de San Antonio Chel, señalaron que este hallazgo demuestra que las dimensiones del riesgo ambiental son incluso mayores a las que se pensaban. 

“Dadas las condiciones en las que se encontró este centro de almacenamiento clandestino de estiércol, queda la duda de si la granja no estaba ocultando la evidencia para impedir que las autoridades encontrasen esta muestra de la magnitud del caso”, precisaron.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *