•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hace dos años fue diagnosticada con púrpura trombocitopénica, por lo que le urge una medicina para seguir su tratamiento; en el Seguro Social le dicen que está agotado.   

No le han especificado cuáles serían los riesgos, pero teme no concretar su embarazo por quinta vez.

Por Claudia Arriaga

Mérida, Yucatán, 30 de julio del 2020.-Mayra Esther Ek Che fue diagnosticada hace dos años con púrpura trombocitopénica (TTI), enfermedad del sistema inmunitario que destruye sus plaquetas, impide la coagulación normal de su sangre y ya le ha ocasionado tres abortos. Ahora está nuevamente embarazada y necesita inyecciones de enoxaparina sódica de 60 miligramos para continuar con la gestación; lamentablemente, el medicamento está agotado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“En la T1 me dicen que no hay, pero que tal vez cuando llega no pasa por la farmacia y se va al área Covid-19. El hematólogo de la clínica me dijo que solo tienen de 40 y me dio 15 cajas que son 30 inyecciones, y pues me señaló que me ponga todas [porque] de eso a nada”, comentó a Haz Ruido.

Por otro lado, un médico fetal le reiteró que debía conseguir la dosis recetada, ya que no puede ser menos. Así que, por el momento se coloca una inyección y media, y congela la otra mitad, por lo que se ha reducido el tiempo que le durará lo que le dieron en el IMSS. 

Además, comprarla no es una opción porque, aunque el precio es elevado y podría hacer el esfuerzo, la enoxaparina sódica también está agotada en farmacias.

No sabe a ciencia cierta qué pasaría si dejara el tratamiento, no le han especificado cuáles serían los riesgos, pero teme no concretar su embarazo por quinta vez. Actualmente, cursa una gestación de seis meses y tres semanas.

“Tengo una receta del 9 de julio que no me ha podido surtir la T1 y sí me da miedo porque tengo cita con el hematólogo el 13 de agosto y, si me dicen que no hay, ya no sé qué pasará”, lamentó.

Mayra recuerda que la primera vez que se enteró de la enfermedad estaba embarazada, tenía cinco semanas y estaba iniciando un tratamiento de reproducción en el IMSS.

“Llegamos con un biólogo de la reproducción y me dijo que no podíamos hacer nada sin el visto bueno de un hematólogo; al ir con este especialista me entero estaba embarazada y automáticamente ya estaba en labor de aborto”, contó.

Finalmente, tras tres pérdidas y un legrado, espera poder abrazar a su bebé, pero sin la enoxaparina sódica de 60 miligramos podría tener una trombosis.


Para Mayra, cada pérdida ha sido un proceso que cuesta trabajo superar, pero sabe que debe seguir adelante. De todas formas espera que esta ocasión sea distinta.

“Ha sido difícil y más que nada por que siempre hay una ilusión y a veces los doctores no tienen tacto para decirte las cosas. Sólo queda asimilar que no va a ser y buscar la manera de seguir adelante”, concluyó.

**Mayra necesita ayuda para conseguir enoxaparina sódica de 60 miligramos, si dispones de alguna dosis o puedes colaborar para encontrar algún punto de venta envíanos un mensaje vía Facebook para proporcionarte su número de contacto**


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *