•  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Me preocupa que ya no salga y ella no es muy sociable, no tiene amigos, pero al menos en la prepa se distraía, aprendía y se ocupaba. Cuando entró a estudiar estaba muy emocionada, con la pandemia todo cambió”.

Por Claudia Arriaga.

Mérida, Yucatán, 1 de agosto de 2020.- A la señora Graciela S. R. le preocupa la salud emocional de su hija, una adolescente de 15 años que cursaba primero de preparatoria cuando estalló la crisis sanitaria por Covid-19. La suspensión de clases la ha vuelto más retraída y cerrada.

“Me preocupa que ya no salga y ella no es muy sociable, no tiene amigos, pero al menos en la prepa se distraía, aprendía y se ocupaba. Cuando entró a estudiar estaba muy emocionada. Mi mayor miedo es ella”, comentó.

Confesó que todos los días teme que su hija pierda los ánimos de salir adelante, ya que ahora, en plena pandemia, la tiene que obligarla a despertar y a comer. 

Graciela trabaja como empleada doméstica y cuando no había contingencias todos los días salía de casa a las 6 de la mañana y regresaba por la tarde. El tema económico también ha sido difícil, aunque no ha dejado de recibir su sueldo, ya todo es más caro y cada vez le alcanza menos.

Además, tiene otros dos hijos, uno de 17 años que también cursaba la preparatoria, pero que la dejó para ir a trabajar y ayudar a pagar el centro de rehabilitación de su hijo mayor. “La idea es que cuando su hermano se rehabilite, él regrese a la escuela”, apuntó.

Graciela también está cansada del encierro, para ella no son vacaciones. “Siento que si voy a trabajar igual mi energía me rinde. Es frustrante estar encerrada todo el tiempo sin querer estarlo”, dijo.

La joven adolescente acudía a la escuela en la preparatoria número 3 de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), que ha anunciado la suspensión de sus actividades presenciales por tiempo indefinido, con motivo del Covid-19.

También la Secretaría de Educación del Gobierno de Yucatán (Segey) mediante un oficio dirigido a los jefes de sector, supervisores, directores y docentes de Educación Básica, informó que los procesos de inscripción y reinscripción a las escuelas de nivel básico fueron pospuestos hasta que existan las condiciones.

El confinamiento está causando estragos a la salud emocional y mental de las y los jóvenes estudiantes, situación que debe atenderse para evitar repercusiones futuras.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *