•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acompañado solo por su guitarra, Jorge Drexler ofreció un concierto íntimo a su público yucateco. 

Por Redacción

Mérida, Yucatán, 15 de diciembre de 2018.- “Tráiganme pronto de nuevo”, fue una de las frases que el cantautor uruguayo Jorge Drexler utilizó para despedirse de las cerca de tres mil personas que atestiguaron su primera presentación en Yucatán y que, tras casi dos horas de recital, se negaban a dejarlo ir.

Acompañado únicamente por su guitarra, el reciente ganador de tres Grammy Latinos ofreció un concierto íntimo en el que el diálogo con la audiencia fue una constante y en el que, incluso, dirigió a sus fans para entonar melodías emblemáticas de su carrera.

Al entregado público poco le importó que la seguridad del Festival Internacional de la Trova le impidiera ponerse de pie en los momentos más emocionantes de la noche, ya que pudo presenciar interpretaciones personalísimas de “Sea´” y “Todo se transforma”.

“¡Es un concierto, queremos cantar de pie!”, exclamó un joven tras ser regañado por un guardia que pedía “respeto” para quienes estaban en la parte de atrás. Todo se olvidó, incluso el caos vial de la mañana anterior, con el paso de las canciones.

Este evento cultural, que supuestamente se realizaría al pie del Monumento a la Patria y que se cambió de última hora a la avenida Pérez Ponce, no atrajo una importante afluencia de turistas, pero las y los seguidores del uruguayo no dejaron pasar la oportunidad de escucharlo en vivo.

Teniendo como marco las tiendas Wal Mart y Suburbia del Paseo de Montejo, que sin duda no pueden considerarse atractivos turísticos, Drexler rindió, junto a Leonor Watling, su propia versión de “Contigo aprendí” de Armando Manzanero, como una manera de homenajear a la tierra del faisán y el venado.

También hubo espacio para que cantara “Pongamos que hablo de Martínez”, aquella pieza que hace unos años presentó con una transmisión en redes sociales y con la cual agradece al español Joaquín Sabina el hecho de haberlo impulsado a inicios de su trayectoria.  “Te quiero mucho más de lo que te lo cuento,
te veo mucho menos de lo que quisiera”, cantó para reafirmar su gratitud y cariño al flaco de Ubeda.

“La trama y el desenlace” y “Telefonía” fueron de las más aplaudidas y coreadas. Sin embargo, el clímax de la velada llegó con “Al otro lado del río”, la cual  es muy significativa para él porque le permitió ganar un Oscar. En Mérida la interpretó a capela, como en aquella noche en Los Ángeles cuando se presentó en la entrega de las estatuillas.

El público no quería que se vaya, por eso Drexler regresó tres veces. “Ya no sé qué cantar”, confesó el compositor mientras buscaba su guitarra, lo que desató el reconocimiento de las y los asistentes. Cerró con “No queríamos dormirnos”, tras los últimos versos insistió en que espera que lo traigan de nuevo a Yucatán y besó el escenario.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *