•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Mientras la Semarnat negó permisos a las granjas de Kekén ante posibles riesgos de contaminación, el secretario de Fomento Económico de Yucatán, Ernesto Herrera, lamentó que no se generarán empleos.

Por Herbeth Escalante 

Mérida, Yucatán, 30 de agosto de 2020.-Para el secretario de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán, Ernesto Herrera Novelo, el hecho de que no se hayan otorgado permisos a la empresa Kekén para que construya cinco granjas de cerdos, representa un “atraso” al sector de la porcicultura, pues se dejarían de generar empleos en el interior del estado.

El funcionario señaló que hay muchas inversiones pendientes en la agroindustria, por lo que están en la expectativa de que se autoricen esos permisos para que ya puedan operar.

Como se sabe, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) rechazó cinco proyectos de granjas porcícolas, impulsados por el Grupo Porcícola Mexicano-Kekén en los municipios de Tixmehuac y Maní, que afectarían a la población maya, contaminarían el agua, generarían gases de efecto invernadero y deforestarían cientos de hectáreas de selva.

Las megagranjas representan un riesgo al ambiente.

Sobre la negativa, Herrera Novelo declaró que “sin duda esto representa un atraso a ese sector” que está invirtiendo recursos en Yucatán. Agregó que su Secretaría está interesada en este tema, ya que una manera de llevar empleos a los municipios del interior del estado es a través de la agroindustria en todas sus vertientes.  

“La porcicultura es importante porque hay inversión directa en 80 de los 106 municipios, entonces, esas inversiones pendientes permitirían darle empleos a las personas. Es una industria esencial, de las que no cerraron (en la pandemia) por ser productoras de alimentos, y esa gente mantuvo sus empleos”, insistió.

Sin embargo, se le preguntó su opinión sobre los riesgos de contaminación por la operación de esas granjas, que fue una de las principales razones por las que se les negó los permisos. Herrera Novelo cambió su tono de voz y respondió:

“La regla está muy clara, todas las inversiones tienen que ser sustentables e inclusivas, si cumplen esas dos condicionantes, por supuesto que se pueden realizar. Esto es para cualquier empresa, para todos los sectores y el que no cumpla, perfectamente que no le den permiso, así debe de ser”, declaró.

 Cabe mencionar que la  Semarnat rechazó los permisos a Kekén porque pretendía ubicar sus granjas en asentamientos indígenas y, para ello, es necesario realizar una consulta a la población maya a fin de aprobar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y para poder realizar el cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Por cierto, las asociaciones Greenpeace México e Indignación celebraron esta decisión de la autoridad federal y recordaron que anteriormente  denunciaron la ilegalidad en la que se encontraban las granjas porcícolas, los daños generalizados que estaban ocasionando en la población maya de la región y que a pesar de esto,  Kekén pretendía duplicar su producción de carne de cerdo este año, sin importar las afectaciones al ambiente que esto pudiera ocasionar.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *