•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Presentan propuesta ciudadana para prevenir la obesidad y el sobrepeso, para que el diputado Manuel Díaz no sólo escuche a los empresarios. 

Por Claudia Arriaga.

Mérida, Yucatán, 15 de septiembre del 2020.-Con una propuesta que contempla la multiculturalidad para combatir la obesidad y el sobrepeso de manera incluyente en Yucatán, colectivos, académicos y asociaciones civiles presentaron una iniciativa ciudadana para complementar la presentada por el diputado panista Manuel Díaz Suárez, que busca prohibir  la comida chatarra en las escuelas. 

En rueda de prensa, informaron que el 11 de septiembre le hicieron llegar al legislador el documento junto con miles de firmas que fueron recopiladas en distintas plataformas digitales. La preocupación se debe a que la reforma a la ley que propuso no considera prohibir la publicidad de estos alimentos dentro de las escuelas y deja fuera al nivel secundaría, es decir, excluye a los adolescentes, entre otras cuestiones.

“La prohibición de venta de comida chatarra únicamente contempla a niñas y niños menores de 12 años, dejando fuera al nivel de secundaria y con esto a la población adolescente que también está en riesgo y padece de sobrepeso y obesidad, no vemos por qué dejarla fuera de esta ley”, señaló Vanessa Gamboa González, especialista en proyectos de seguridad alimentaria.

Las y los expertos recordaron que en el 2012 se intentó restringir la venta de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares en las escuelas, pero en respuesta el empresariado solo redujo el tamaño de los envases y paquetes, lo que no solucionó el problema, por lo que les preocupa que suceda lo mismo con esta nueva reforma de Manuel Díaz.

En ese sentido, recordaron que se realizó una sesión de parlamento abierto en el Congreso del Estado para hacer propuestas, en la que participaron representantes de la industria que fabrica y comercializa alimentos ultraprocesados, así como algunos profesionales de la medicina y la salud, pero no incluyeron la voz de la sociedad civil, grupos comunitarios y de la academia.

Por tal razón, este día dieron a conocer un manifiesto que contempla diversas propuestas que esperan sean consideradas en la mencionada iniciativa, la cual plantea prevenir la obesidad y el sobrepeso desde diversos aspectos. 

Entre sus propuestas destaca la colocación de bebederos o dispensadores de agua purificada en todas las escuelas públicas y privadas de los niveles preescolar, primaria y secundaria; implementar un sistema de vigilancia nutricional en las escuelas de nivel básico; y promover que en los comedores escolares se establezcan programas de abasto de alimentos sin procesar a través de productores locales. 

Además,  fortalecer la capacitación en temas de nutrición a docentes en educación inicial y básica al menos dos veces año, así como estrategias que fomenten la práctica regular de actividad física y deporte.

La activista Nancy Walker reiteró que el manifiesto se trata de un exhorto al Congreso del Estado para ampliar la capacidad de participar desde otra perspectiva, más allá de la empresarial.

En la rueda de prensa, recordaron que con la crisis sanitaria del Covid-19 ha tomado especial relevancia otros factores de la salud como la obesidad y sobrepeso,  incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha llamado “la verdadera pandemia”.

Al respecto, el académico Angel Lendechy Grajales detalló que en  los últimos 50 años la obesidad se ha triplicado en el mundo. “En  niños y adolescentes se multiplicó por diez, ya que unos 340 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 19  años tienen sobrepeso y obesidad y 41 millones de niños menores de cinco años están en esa misma condición”, agregó.

Otro de los datos alarmantes es que al año mueren 2.8 millones de personas en el mundo por obesidad y sobrepeso, esto equivale a la población completa de Yucatán y Campeche. Y  en México, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, el 75 por ciento de la población adulta de más de 20 años tiene sobrepeso y obesidad y el 35 por ciento de los niños entre 5 y 11 años de edad.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

  1. Me gustó el artículo, cuando cree que toda la culpa de la mortandad por el COVID 19 es porque el gobierno no ha sabido establecer acciones o campañas atinadas y oportunas, se olvida el pueblo que también el a contribuido a esta mortandad a causa de los factores de riesgo que presenta un alto porcentaje de la población como obesidad, diabetes, hipertensión… Si fuéramos más sanos y más responsables con lo que comemos o alimentamos a nuestros hijos seguro estaría que el virus no causaría tanto estrago en la población. Entonces ya se dieron cuenta que no todo es culpa del gobierno..???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *