•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por su parte, la secretaria General de Gobierno, María Fritz, señaló que a la ciudadanía hay que darle respuestas oportunas ante los conflictos de inseguridad para que no vivan con temor.

Por Herbeth Escalante

Peto, Yucatán, 18 de octubre de 2019.- El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, se solidarizó con el pueblo y el gobierno de Sinaloa, ante los lamentables hechos de violencia registrados el día de ayer en la ciudad de Culiacán. 

Durante la inauguración de la planta solar “Lázaro Cárdenas” en el municipio de Peto, también manifestó su solidaridad con el mandatario de esa entidad, Quirino Ordaz Coppel.

“Vimos los hechos desafortunados que sucedieron en Sinaloa, mandamos nuestra solidaridad a las familias y saludamos al gobernador Quirino Ordaz. Por eso en Yucatán estamos invirtiendo en seguridad”, expresó en su mensaje.

El alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, también se manifestó sobre estos actos violentos a través de una publicación en su cuenta oficial de Twitter. “Mi solidaridad y afecto para las familias de Culiacán. La paz y la convivencia son un bien preciado que hay que trabajar todos los días. Deseo que Sinaloa y todo México encuentren pronto ese camino”, escribió.  

Por su parte, durante su intervención en la Segunda Sesión Ordinaria de la Zona Sureste de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia (CNPJ), la secretaria General de Gobierno, María Fritz Sierra, habló sobre la importancia de garantizar a las y los ciudadanos de a pie de nuestro país que puedan vivir en paz, sin temor, a sentirse seguros y a salvos en sus personas y en las de sus seres queridos.

“No quieren vivir en la incertidumbre de lo que pueda pasarle a ellos y a sus familias cada vez que salgan a las calles y muchos menos quieren vivir con el temor de que sea violentada la privacidad de sus hogares, porque un pueblo con miedo difícilmente puede desarrollar su vida”, señaló.

Al abundar sobre la situación en el país, dijo que en Yucatán se trabaja para conservar y aumentar la seguridad, mientras que en otras entidades luchan por reducir los índices de la inseguridad, que en algunos casos han alcanzado cifras muy alarmantes.

“En los últimos años, el aparente fortalecimiento del crimen organizado en algunas regiones del país y el peligro de su extensión a otras zonas, aunado a la percepción  generalizada de corrupción e impunidad, han provocado reacciones peligrosas por parte de algunas comunidades, pues por un lado hay quienes se han plegado al poder de los criminales y por el otro, han empezado a tomar justicia por su propia mano… en cualquiera de los casos está presente el temor”, agregó.

Ante fiscales y funcionarios de seguridad y justicia de la región, María Fritz sostuvo que hay otro ingrediente igual o más peligroso que el miedo: la falta de confianza en las leyes y en las autoridades encargadas de aplicarlas.

“El pueblo juzga por lo que ve sin importar las explicaciones, si los actos criminales crecen, si los delincuentes entran y salen de la cárcel y siguen delinquiendo, la gente percibe que algo va mal y se pregunta qué pasa, ¿la autoridades no quieren o no pueden? Por eso se requieren respuestas prontas y eficaces, ese es el reto, dar respuestas adecuadas en el momento oportuno, esa percepción no podemos ignorarla”, finalizó. 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *