•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde que terminó la relación, ha sido víctima de acoso, amenazas y hasta fue difamada en redes sociales.

Por Claudia Arriaga.

Mérida, Yucatán, 1 de octubre de 2020.-A finales de febrero de este año, Wanda Isabel Mata Yam decidió terminar el noviazgo que tenía con Víctor Jesús Noh Perera. La pareja duró apenas cuatro meses, pero los constantes ataques de celos y en consecuencia la violencia de género a la que fue sometida, la llevaron a ponerle fin a la relación sentimental.

Nunca imaginó que su decisión pondría en riesgo su vida, al punto que ha recibido amenazas de muerte y ha sido exhibida en redes sociales como una trabajadora sexual, poniendo en riesgo su integridad física. Todo orquestado por su expareja.

“Una amiga me avisó que (Víctor) le envío una página de Facebook mía donde dice que doy servicios íntimos y que cuando me vean en la calle se acerquen porque doy servicio a domicilio; puso la dirección de mi casa, mi teléfono, correo electrónico, fotos de mi trabajo, de casa de mi abuelita y de los perfiles de mis amigos varones”, señaló.

En respuesta, este martes, Wanda acudió a interponer una denuncia a la Fiscalía General del Estado (FGE); fue remitida al Centro de Justicia para las Mujeres en donde se inició la carpeta de investigación 001167/2020 por el delito de violencia intrafamiliar.

No dejan de preocuparle los mensajes de Víctor y teme que cumpla sus palabras. “Me amenazó de muerte nuevamente y me envió mensajes diciéndome que está todo listo para mi secuestro, porque yo no puedo ser de nadie más y tengo que ser su esposa”, detalló

La joven recordó que los maltratos iniciaron cuando su exnovio la vio despedirse con un beso en la mejilla de su jefe. Incluso, él lo investigó, localizó a su familia y le envió mensajes a su esposa para decirle que le estaban viendo la cara. Fue entonces que Wanda terminó con Víctor.

Los siguientes meses continuó acosándola, solo que ahora le escribía a la madre de la joven y le decía la hora en que su hija salía de casa y cómo iba vestida. 

En junio, a través de un mensaje, él y su madre le pidieron acompañarlo a terapia, le dijeron que quería cambiar. «Tontamente caí en querer ayudar a una persona”, alegó.

Al salir de la última sesión, Víctor le pidió al psicólogo que los dejara a solas en la recepción para que pudiera platicar con ella. Aprovechó el momento para exigirle que continúe siendo su novia, a lo que Wanda se negó. 

Y tras un rato de discutir, la joven tocó a la puerta del consultorio, estaba tan nerviosa que no atinaba a escribir su dirección para pedir un Uber, así que le pidió al especialista que lo hiciera por ella, en ese instante Víctor tomó su teléfono y salió corriendo.

“Empezó a decirme que tendría las pruebas que yo era algo de mi exjefe, una vecina de la cuadra se percató y le pidió que me dejara en paz o llamaría a la Policía; alcancé a arrebatarle mi celular y la señora me dijo que me quede con ella en lo que Víctor se retiraba”, contó.

Pasaron 40 minutos del ataque y Wanda decidió caminar hacia el centro, pensó que él ya se había ido del lugar, para su sorpresa la siguió con su motocicleta desde la escuelas Bancarios hasta el Teatro Armando Manzanero. Por fortuna, una mujer que iba en su auto se percató de la situación y le dijo que se subiera porque la iban siguiendo, incluso dio aviso a la Policía. “Ella me alcanzó a mi casa, fue como me mantuvo a salvo”, relató. 

No conforme con esto, en julio le envío un ramo de rosas. Y en agosto, le envió mensajes a tres de sus amigos varones que decían que estaban intentando tener hijos, pero que ella tiene un problema para embarazarse; también les pidió que oren por la pareja. 

Wanda aseguró que él hace todo esto porque no acepta que la relación se terminó. “Como yo lo niego como novio, entonces él tiene que hacerle saber a los demás que seguimos siendo pareja y que nos vamos a casar”, explicó.

Actualmente, la joven vive con miedo y espera que las autoridades no demoren en llevar a Víctor ante la justicia. 

Cabe mencionar que Víctor, en el 2018, fue candidato del Partido Encuentro Social (PES) a la alcaldía de Celestún. Actualmente, pertenece a la organización Redes Sociales Progresistas y presuntamente es miembro de la Asociación Fuerza y Unión de Derechos Humanos S.C. (Foto de archivo de Lorenzo Hernández)


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *