•  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es prioridad  sacar a las y los jóvenes de entornos violentos, asunto complicado de lograr en un país donde diversas zonas se encuentran en contextos de altos índices de criminalidad y en entornos familiares violentos, como en el caso de Yucatán en este último aspecto.

En nuestro estado, existen porcentajes altos de menores de edad que han manifestado sufrir maltrato y violencia. 

En México, el 19 por ciento de los asesinatos de mujeres jóvenes ocurrieron en sus hogares, casi el triple del que ocurre en el caso de los hombres.

Por María Fernanda Matus Martínez*

Mérida, Yucatán, 14 de noviembre de 2019.-Según las cifras oficiales, la violencia en contra de niñas, niños y adolescentes (NNA) en diversos entornos ha aumentado, cuestión de gran relevancia porque México sigue siendo un país de jóvenes, con un cuarto de su población total, o más, en este grupo. El próximo año, esta población alcanzará su porcentaje más alto.

Esto muestra la alta prioridad de sacar a las y los jóvenes de entornos violentos, asunto complicado de lograr en un país donde diversas zonas se encuentran en contextos de altos índices de criminalidad y en entornos familiares violentos; el caso de Yucatán es de llamar la atención en este último aspecto.

Ante todo los jóvenes son víctimas: en promedio cada 40 minutos es asesinado un joven de entre 15 y 29 años en nuestro país, la mayoría en la vía pública. En números esto significó, el año pasado, 13 mil 271 homicidios de jóvenes.

El organismo México Evalúa realizó un análisis a partir de los datos definitivos de defunciones por homicidio para 2018 publicados por el INEGI y encontró características muy relevantes que nos dan cuenta de cómo la inseguridad afecta a la juventud mexicana y particularmente a las mujeres.

Una de las que más llama la atención es el hecho de que mientras 60 por ciento de los asesinatos de hombres jóvenes ocurrió en la calle y sólo 8 por ciento al interior del hogar, en el caso de las mujeres es muy diferente: 48 por ciento de los homicidios de las mujeres jóvenes se cometieron en la vía pública y 19 por ciento, en la casa. Esto significa que persiste un alto grado de violencia para las mujeres dentro de su propio hogar, casi el triple del que ocurre en el caso de los hombres.

Cifras del INEGI reportaron que en 2018 se iniciaron en el país 26 mil 924 investigaciones ministeriales en las que personas de este grupo etario aparecieron como imputadas. Para poner en perspectiva esto sólo significó 1.42 por ciento de las carpetas de investigación que se iniciaron teniendo como imputadas a personas adultas en ese mismo año.

Las cifras muestran que las investigaciones iniciadas con jóvenes como imputados, de 2010 a 2018, van a la baja tanto a nivel nacional como en Yucatán. A nivel nacional fueron 38 mil 637 en 2010 y 27 mil 38 en 2018; y en nuestro estado en 2010 iniciaron 870 y en 2018 sólo 397.

Los delitos por los cuales iniciaron investigaciones con adolescentes como imputados fueron, para nuestro estado: 28 por ciento por robo, 26 por ciento por lesiones, 12 por ciento por daño a la propiedad ajena y 6 por ciento por amenazas. 

A nivel nacional fue 27 por ciento por robo, 16 por ciento por lesiones, 11 por ciento por narcomenudeo y 9.2 por ciento por violencia familiar. Se puede observar que, a diferencia del país, en Yucatán los jóvenes aún no entran al delito de narcomenudeo de manera significativa.

Finalmente, vale la pena echar un vistazo a la percepción que los jóvenes tienen de la seguridad en su entorno.

El INE publicó este año los resultados de la consulta infantil y juvenil y a la pregunta ¿Has sufrido maltrato o violencia? Las niñas, niños y jóvenes respondieron afirmativamente, a nivel nacional, en 11 por ciento en el grupo de 10 a 13 años; 11.7 por ciento en el de entre 14 y 17; y 22.3 por ciento en el de 6 a 9.

El caso de Yucatán, como ocurre con las cifras de violencia familiar, es un foco rojo: las y los niños de Yucatán respondieron afirmativamente en 11 por ciento en el primer grupo; 14 por ciento en el segundo y 24.8 por ciento en el tercero, estos dos últimos porcentajes más elevados que la media nacional.

Como puede observarse, en términos generales entre los 6 y los 13 años los niños representan el grupo con mayor percepción de experiencia de maltrato.

Otro dato relevante es el tipo de violencia que perciben las niñas, los niños y jóvenes mexicanos. Según la misma encuesta, considerando a quienes declararon enfrentar violencia, la de tipo físico persiste hacia las personas con edades de 10 a 13 años, a la vez que se incrementan de manera importante la verbal y la psicológica. Las mujeres reciben con mayor incidencia el tipo de maltrato que las hacen sentir mal.

Las niñas y niños de entre 6 y 9 años refieren en mayor medida afrontar violencia en el hogar, mientras que 53.9% del grupo de 10 a 13 reporta enfrentarla en la escuela. Las y los adolescentes manifiestan recibir comparativamente más violencia en otros ámbitos, como la calle, internet o en el trabajo.

*Comunicadora y periodista con 30 años de experiencia, con master en Comunicación política y maestría en Derecho Penal


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *